De interés

Temporada de Calçots ¡¡a comer!!

Calçots con salsa romescu

Ha llegado la temporada de calçots y, por eso, ya los tenemos disponibles en nuestra carta. Marzo es un mes ideal para aprovecharlos y para sentirse como un niño, comiendo con las manos estas delicias de la huerta que, además de sabor, ofrecen todo un ritual que, os contamos, para que la degustación sea completa. Puedes hacerlos al fuego en casa o también puedes venir a disfrutarlos con nosotros. En cualquier caso, no dejes pasar la oportunidad para conocer qué son los calçots y cómo comerlos.   

Desde el mes de febrero, normalmente la temporada es de enero a mayo, disfrutamos de una de las delicias de la tierra más esperadas cada temporada en nuestro restaurante, los Calçots

Delicioso producto de temporada que es tradición y garantía en el restaurante El Zaguán. Cocinados al estilo tradicional, es decir a la parrilla y con llama, y acompañados de su inseparable partener, la salsa Romesco, los calçots, son una opción imprescindible para aquellos que disfrutan sin complejos con el plus que aporta la gracia de comer con las manos y compartir la experiencia con amigos y en familia.

Una ocasión que no desaprovechan nunca los amantes de estas «cebollas» asadas, con un suave sabor parecido al del puerro, que se han convertido en un bien preciado de la gastronomía española, y de la que fue su origen, la catalana.

El ritual

La degustación lleva aparejado todo un ritual, porque se sirven recién sacados del fuego, con la impronta que deja la llama en el aspecto exterior, que debe parecer calcinado pero que, tras separar, desde el tallo verde, la capa quemada, dará paso a la blanca y tierna carne interior que se degustará caliente y ampliamente sumergida en la salsa romesco que concentrará todo el sabor. Un procedimiento que, para que sea perfecto, solo exigirá del comensal un ligero deslizamiento del cuello hacia atrás, para intentar conseguir un inmaculado deleite que, solo al principio, parecerá imposible.

Un plato con origen decimonónico, que hoy es todo un manjar que se degusta en fiestas populares y restaurantes, acompañados por  pan con tomate o escalibada.

Deliciosos los calçots, desde luego, pero no serían tan perfectos sin la salsa romesco que elaboramos siguiendo una receta familiar, en la que los ingredientes principales son tomate, ñora, ajo, pan, almendras, avellanas, aceite, sal… y el toque maestro que imprime la mano de quien cocina con pasión.

Un manjar sencillo en la elaboración, casi rústico, que con sabor suave y dulce, se ha convertido en una apetitosa experiencia para abrir boca antes de continuar con el segundo.

Si no tienes miedo a ensuciarte las manos y eres de los que se arriesgan a probar lo nuevo, te recomendamos que los pidas en El Zaguán y, si ya los has probado alguna vez, podrás volver a comerlos durante estos meses,  ya sabes que son de temporada y nosotros apostamos por la calidad de los productos de mercado, cocinados de forma tradicional, en su tiempo y con todo su sabor.

 Para disfrutar los calçots en la mesa, sigue el ritual y … a comer!!  

  • Ponte la servilleta en el cuello, es opcional, pero ayuda mucho.  
  • Coge el calçot con las manos por el tallo verdes para mancharte lo imprescindible.  
  • Separa la primera capa quemada, es lo bueno de las cebollas, debajo… 
  • descubre la blanca carne interior que estará en su punto justo, tierna y caliente, 
  • sumérgelo en la salsa romesco,
  • inclina un poquito la cabeza hacia atrás, 
  • mete en tu boca el calçot y disfrútalo…
  • y después repite el proceso completo ¡¡¡tantas veces como quieras!!!  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad
Abrir chat